¡Mi hijo rechina los dientes!


Una de las cosas que más preocupa a un padre es el ruido que hace el rechinar de los dientes de sus hijos mientras duermen.

Al oír ese chirriar de dientes se preguntan:

¿Es normal ese ruido?

¿Puede ser que el estrés esté ya afectando el sueño de mi niño?

¿Puede ser mi hijo bruxista?


¿Qué es el bruxismo?


La boca, la musculatura masticatoria y los huesos de la cara y mandíbula se encuentran sometidas a diferentes fuerzas, que se transmiten y controlan a través de diferentes mecanismos de protección que tiene nuestro organismo. Cuando estas fuerzas son muy intensas, prolongadas y no funcionales se presenta un desequilibrio que puede causar alteraciones en los tejidos (dientes, huesos, encías o músculos), como es el caso del bruxismo.


El bruxismo es una actividad parafuncional que incluye apretar o rechinar los dientes entre sí de forma inconsciente.


Este trastorno puede ocurrir durante el día o por la noche, por lo que se puede considerar como un trastorno del sueño. Es más común en personas adultas, pero también pueden padecerlo los niños y adolescentes.


¿Qué alteraciones puede causar el bruxismo?


- Dolor muscular o crecimiento anormal del músculo (hipertrofia muscular)

- Alteraciones en la articulaciones temporomandibulares (ATM)

- Dolor de cabeza

- Desgaste o fractura dental

- Sensibilidad a los cambios de térmicos

- Movilidad dental

- Lesión en los tejidos de soporte del diente

- Hipercementosis o crecimiento excesivo del tejido de la raíz del diente

- Reabsorción de las raíces del diente.

- Afectación de la pulpa (nervio) del diente.


Mi hijo tiene los dientes de leche desgastados ¿Es bruxista?


Los dientes de leche son más porosos que los definitivos, por lo que es más fácil que se desgasten. Existe un desgaste de los dientes temporales fisiológico que permite que las cúspides de los colmillos y los molares se aplanen para favorecer el crecimiento hacia delante de la mandíbula. Este desgaste se realiza durante la función de la mandíbula, por ejemplo, al comer y es totalmente normal, es más es conveniente que se produzca para que el niño pueda tener una correcta oclusión al ser mayor.


Así que es frecuente que los niños rechinen al dormir, y no siempre se considera patológico ya que está relacionado con un correcto desarrollo de los huesos y la musculatura de la cara y, aunque aparece entre los 6 y los 10 años coincidiendo con la caída de los dientes de leche , suele desaparecer durante la adolescencia.


¿Cuando nos tenemos que preocupar?


Cuando un niño rechina el odontopediatra debe hacer conscientes a los padres del problema e insistir en su debido control.


El bruxismo nocturno puede acompañarse de otras manifestaciones que deben alertar a los padres y al odontopediatra como:

- ronquidos,

- respiración bucal,

- dificultad para respirar

- niveles aumentados de dióxido de carbono exhalado

- inquietud durante el sueño acompañada de somnolencia excesiva durante el día

- hiperactividad

- problemas cognitivos o de comportamiento como agresividad

- cefaleas durante la mañana

- déficit de concentración y/o atención en la escuela

- enuresis

- sudoración excesiva al dormir

- desórdenes metabólicos u hormonales

- trastornos en el crecimiento y del desarrollo corporal


¿Qué factores que pueden originar o favorecer el bruxismo infantil?


· Estrés

· Ansiedad

· Hiperactividad

· Alteraciones del sueño

· Procesos alérgicos, asma e infección de las vías respiratorias.

· Maloclusión dental


¿Cómo se trata el bruxismo en niños?


El bruxismo tiene tendencia a desaparecer con la erupción de los dientes definitivos, por lo que antes de los 6 años no es recomendable realizar ningún tipo de tratamiento.

es importante que el odontopediatra examine al niño y evalúe, junto a lo padres, los posibles agentes causantes y determine el modo de eliminarlos, ya sea el estrés o los problemas respiratorios, así como controle las posibles manifestaciones de un bruxismo patológico.


Durante la fase de dentición mixta (fase en la que hay dientes definitivos y temporales en la boca del niño) pueden ser utilizadas férulas blandas en los casos patológicos de bruxismo que cursen con dolor o afectación dental severa. Estas férulas deberán ser controladas frecuentemente por el odontopediatra para que no interfieran en el crecimiento de la boca del niño. Pueden acompañarse de coronas metálicas que eviten el desgaste dental severo o repongan el material dental desgastado.


Una vez acabado el recambio dental podrá evaluarse el uso de férulas rígidas.


En algunos casos la oclusión o mordida del niño es la que origina el bruxismo, como por ejemplo un contacto prematuro o un contacto entre dientes que obligue a la mandíbula a desviarse para poder cerrar, como puede ser el caso de la mordida cruzada anterior o posterior. En estos casos recomendamos corregir estos dientes u oclusión con un tratamiento de ortodoncia, ya sea con un expansor del paladar (en caso de mordida cruzada posterior) o con brackets u ortodoncia invisible. Otras veces bastará con retocar esos puntos de contacto prematuro o realizar rampas que guíen la erupción de los dientes.


Si te has quedado con dudas en Centre Dental Francesc Macià podemos ayudarte. Llama ahora al 93 589 87 60 y pide cita con nuestra dentista infantil.

0 views

¿Quieres saber más? Consulta nuestro Blog

Contáctanos

Tel. 93 589 87 60

Movil: 671 04 88 98

Pg. Francesc Macià 76

08173 Sant Cugat del Vallès

Visítanos

Lunes-jueves: 9:30-13:30

                    15:30-20

Viernes 9:30 - 16 

 

  • Facebook Social Icon

Explícanos qué te preocupa

Contáctanos

Tel. 93 589 87 60

Movil: 671 04 88 98

Pg. Francesc Macià 76

08173 Sant Cugat del Vallès

  • Facebook Social Icon

Visítanos

Lunes - Jueves:

9:30-13:30 / 15:30-20:00

Viernes

9:30 -16:00 

 

Explícanos

¿Qué te preocupa?