¿Sabías que los piercings orales pueden afectar gravemente tu salud?


Las perforaciones o piercings son una costumbre que tiene miles de años, y que incluso están normalizados en nuestra cultura —la mayoría de las mujeres llevamos los lóbulos de la oreja perforados—. Sin embargo, últimamente cada vez más personas llevan perforaciones en los labios y en la lengua, los llamados piercings orales.


Aunque aparentemente estas perforaciones no tienen ningún riesgo, los dentistas, como la Dra. Cristina Carrasco, del Centre Dental Francesc Macià de Sant Cugat, están muy preocupados, ya que cada vez acuden a la consulta personas más jóvenes a las que no les han informado del riesgo de los piercings orales. De hecho, en Estados Unidos algunas encuestas apuntan que el 70% de las personas con piercings orales tienen problemas de salud relacionados con estos. Aquí puedes ver cuáles son sus consecuencias:


  1. Pueden causar infecciones, alergia y obstrucción de las vías respiratorias. Una perforación o piercing es una herida que le estamos haciendo al cuerpo, y como cualquier herida, puede infectarse, especialmente en una zona húmeda. Otras consecuencias pueden ser hinchazón, alergia a los materiales empleados, dificultad a la hora de tragar y hasta respirar.

  2. Pueden romper los dientes. Un piercing oral es un objeto extraño dentro de la cavidad bucal. Las personas que lo llevan, suelen jugar con él, golpeándolo contra la dentadura. Esto puede provocar que los dientes se astillen o se rompan.

  3. Pueden dañar la lengua y hacer perder el sentido del gusto Otro problema común es que al perforar la lengua se perfore también algún nervio, haciendo que se pierda sensibilidad. Incluso, pueden acarrear problemas del habla y perdida del gusto.

  4. Pueden hacer que los dientes se muevan. Tener un piercing en la boca, provoca movimientos incontrolados y repetitivos que pueden hacer que los dientes se muevan. Lo más frecuente es que creen separaciones entre los dientes, es decir, diastemas, auque también pueden provocar aumento de la sobremordida o mordida abierta.

  5. Pueden irritar y hacer que las encías se retraigan. Algunos estudios internacionales apuntan que las personas que portan piercings orales tienen un 44% más de retracción de encías. Los piercings irritan las encías, que son el anclaje de los dientes. Incluso, pueden hacer que se pierda algún diente. Los problemas de las encías, además, pueden tener consecuencias más graves en la salud en general.

  6. Pueden causar problemas cardiacos. De acuerdo con la Asociación Dental Americana, cualquier infección relacionada con piercings orales debe ser atendida con rapidez, pues puede llevar a la inflamación de los tejidos y las válvulas del corazón.

Si estás pensando en realizarte un piercing en la boca, consúltanos. Somos tu dentista de confianza en Sant Cugat del Vallès, y podemos orientarte y darte toda la información que necesites. ¡Pide una visita en nuestro Formulario de contacto!



7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo